Publicado en: Hoy Digital
Autor: Dr. Freddy Contín Ramírez
Especialista en Pediatría, Neonatología y Cuidado Intensivo Neonatal. Gerente Senior Centro Materno infantil Hospital General de la Plaza de la Salud

Como Prevenir Accidentes en Épocas Navideñas. ¿Cómo cuidar a nuestros hijos?

La Navidad es una celebración muy hermosa y propicia para estar con los seres queridos, pasar momentos agradables, compartir dulces recuerdos y empezar a disfrutar de los últimos días del año. Sin embargo, también es una festividad en la que se producen muchos accidentes, los cuales terminan arruinando la alegría a muchas personas al tener que acudir a la sala de emergencias de algún centro de salud.

Aunque es cierto que los accidentes y lesiones pueden ocurrir en cualquier época del año; algunos son más específicos de la temporada navideña o más probable que sucedan y se incrementen en esta época del año.

No se puede percibir esta temporada de fin de año sin la acostumbrada tradición de la decoración de nuestros hogares con los adornos luminosos, velas, luces, el árbol de Navidad, las comidas y hasta los viajes que emprenden muchas familias, pero que al final, pueden llegar a convertirse en verdaderas amenazas para la seguridad de los suyos, si no somos capaces de tomar las medidas preventivas con planificación y cuidados adecuados.

Cada año, solamente en los Estados Unidos, los accidentes en los hogares por el proceso de decoración para la temporada navideña han llevado a miles de personas a los hospitales. Los últimos datos nos muestran cifras de 8.1 lesiones por cada 100.000 personas.

Mientras algunos se lesionan tras caer de sillas o escaleras inestables al colocar los adornos en el árbol, los niños pueden llegar a tragarse las bombillas, recibir descargas eléctricas o sufrir quemaduras como consecuencia de luces defectuosas.

Como vemos, estos simples artilugios, tan inofensivos a simple vista, son los responsables de una serie de accidentes que muchos, no habíamos ni llegado a considerar.

Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés), los hombres tienen un 40 % más de probabilidad que las mujeres de sufrir heridas tras las caídas. La mayoría de los casos, un 62 %, ocurren entre adultos jóvenes y de mediana edad.

Es importante señalar que durante esta época, también existe un mayor riesgo de accidentes de tránsito y de peligros producidos por intoxicaciones alimenticias y el alcohol.

En la República Dominicana, considerado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) como el segundo país de los 182 pertenecientes a las Naciones Unidas con más muertes de tránsito por cada 100 mil habitantes, las cifras reportadas en el año 2015 por las autoridades nos revelan un panorama desalentador.

El Centro de Operaciones de Emergencias (COE) informó que ese año, el número de accidentes de tránsito solamente durante las fiestas de Navidad y Año Nuevo fue de 808, con un saldo de 1,037 personas afectadas y 41 fallecidas. Se reportaron además 206 casos de personas intoxicadas por ingesta de bebidas alcohólicas, de las cuales, 9 de los afectados eran menores entre 14 y 17 años.

Todo esto sin contar aquellos casos no registrados de problemas gastrointestinales producidos por el excesivo consumo de alimentos y bebidas propias de la temporada, los afectados por heridas de balas, quemaduras y la violencia intrafamiliar, exacerbada por los excesos y problemas socio-económicos tan persistentes en nuestra sociedad.

¿Cuáles son los accidentes más comunes en la temporada navideña?

Accidentes asociados con el consumo de alcohol y drogas

Según las salas de emergencia, el consumo excesivo de alcohol y en algunos casos de drogas sintéticas es la causa principal de los accidentes de tránsito mortales y muchas veces incapacitantes.

Conducir bajo los efectos del alcohol, manipular maquinarias pesadas o cuchillos disminuye la capacidad de reacción de las personas, perjudica las habilidades cognitivas y motoras (su habilidad para pensar y coordinar sus movimientos) y aumenta 80 veces la posibilidad de sufrir un accidente.

Debemos tener en cuenta que aunque sepamos contenernos con la ingesta de bebidas, en las rutas y caminos podemos encontrar muchos conductores bajo la influencia del alcohol o de las drogas y por tanto, debemos ser precavidos para evitar accidentes.
¿Cuáles medidas nos ayudan a prevenir accidentes?

Si ha bebido aunque sea un poco más de la cuenta, es recomendable entonces detener el consumo de alcohol y reemplazarlo por bebidas frutales con alto nivel de azucares o agua para estimular nuestro sistema digestivo y así eliminar el alcohol más rápidamente.

La mejor idea si vamos a pasar las fiestas en una casa ajena a la nuestra, es ponernos de acuerdo con otros invitados y compartir el vehículo, poniendo en práctica el sistema del conductor designado, quien se abstendrá del consumo de alcohol.

Recuerde que lo ideal es que no maneje u opere ningún equipo mecánico, usar siempre el cinturón de seguridad, para los niños el asiento porta-infantes y evitar distracciones al conducir como el teléfono celular, pantallas y música a alto volumen. En el caso de los motociclistas, usar casco y adecuadas protecciones.

Es importante evitar exponer a los menores y al resto de la familia a situaciones de riesgo.

Problemas gastrointestinales por el excesivo consumo de alimentos y bebidas

La comida es una parte importante en las fiestas navideñas y de fin de año, y tanto los tipos de alimentos consumidos como la manera en que se preparan o sirven, pueden crear riesgos de intoxicación alimentaria y un excesivo incremento de peso.

El problema es que el sobrepeso, puede conllevar serios problemas de salud más allá de lo meramente estético. Por ello es aconsejable cuidarse para no engordar demasiado.

La Fundación Británica del Corazón revela que la comida de Navidad puede proporcionar más calorías de las que se necesitan en un día completo. Se calcula que se suele consumir en promedio entre unas 5.000 y 9.000 calorías y un riesgo de incremento de peso promedio de unos 3 kilos (Datos del Consejo Americano del Ejercicio).

Las personas en estas fechas suelen comer en exceso principalmente alimentos con alto contenido en grasas y carbohidratos (azucares), lo que hace que las intoxicaciones y las alergias alimentarias, los problemas de acidez, vómitos y diarreas estén a la orden del día, sin olvidar que son uno de los factores de riesgo de los problemas cardíacos, que en algunas ocasiones pueden producir la muerte.

¿Cómo cuidarse y equilibrar los excesos?

Evite el exceso de calorías. La idea no es suprimir comidas porque se van a realizar o se cometieron excesos, sino más bien realizar una alimentación en base a 5 comidas diarias para evitar llegar con un hambre voraz a la siguiente comida.

Realice algún tipo de actividad física como caminar y vigile constantemente a los niños y adultos mayores.

Al comprar, preparar y almacenar los alimentos característicos de esta temporada, tenga en cuenta la calidad del proveedor. Refrigere adecuadamente los alimentos y absténgase de dar a los niños alimentos de dudosa higiene.

Lávese las manos con frecuencia y asegúrese de que sus hijos y otros involucrados en la preparación de alimentos hagan lo mismo.
Mantenga siempre los alimentos crudos y los alimentos cocinados separados y use utensilios separados al prepararlos.

Lave bien las verduras y frutas crudas. Las bacterias que causan intoxicación alimentaria a menudo están presentes en los alimentos crudos.

Cocine completamente las carnes para eliminar las bacterias que pueden causar enfermedades transmitidas por los alimentos.
Los alimentos que requieren refrigeración nunca deben dejarse a temperatura ambiente por más de 2 horas. Los alimentos cocidos deben enfriarse inmediatamente y colocarse en el refrigerador en 1 hora.

Estas acciones, además de evitar daños, contribuyen a incidir en el fortalecimiento de la cultura de prevención y de conductas seguras para evitar incidentes lamentables.

Preguntas Frecuentes

¿Cómo podemos entonces asegurar una temporada de fiestas sin sobresaltos?

La Academia Americana de Pediatría nos ofrece las siguientes recomendaciones:

1- En hogares donde haya niños pequeños, tenga especial cuidado de evitar adornos afilados, puntiagudos o que puedan romperse y mantenga fuera del alcance de los niños los adornos que tengan partes pequeñas que se puedan quitar, a fin de evitar que las traguen o inhalen.

2- Después de que se abran los regalos quite de las áreas del árbol todas las envolturas de papel, cintas y lazos. Estos artículos pueden plantear peligros de asfixia para un niño pequeño o causar un incendio si están cerca de una llama.

3- Seleccione juguetes idóneos para la edad, las habilidades y el nivel de interés del niño para el cual están destinados. Los juguetes demasiado avanzados pueden plantear peligros de seguridad para niños de más corta edad.

4- Para prevenir tanto quemaduras como descargas eléctricas, no dé a niños menores de 10 años un juguete que deba conectarse a una toma de corriente eléctrica. En lugar de eso, adquiera juguetes operados con pilas.

5- Los niños menores de tres años de edad se pueden asfixiar con partes pequeñas contenidas en juguetes o juegos. Los juguetes para menores de tres años no deben tener partes de menos de 3.2 cm de diámetro, y 5.7 cm de largo.

6- Los niños pueden tener serios problemas del estómago e intestinales, incluso la muerte, después de tragar pilas de botón e imanes. Manténgalos fuera del alcance de los niños y llame de inmediato a su proveedor de atención médica si su hijo ha tragado uno.

7- Vigile juguetes que tengan cuerdas de más de 30 cm de largo, podrían ser un peligro de estrangulación para bebés.

8- Tome las medidas de seguridad correspondientes para cada tipo de juego. Las rodilleras, casco y coderas son indispensables, sobre todo cuando son regalos de bicicletas o patines con los que se suele alcanzar una alta velocidad que puede ser muy peligrosa al momento de una caída.

9- Limpie de inmediato después de una fiesta. Un chiquito que empieza a andar podría levantarse temprano y asfixiarse con comida sobrante o entrar en contacto con alcohol o tabaco.

10- Recuerde que las casas o lugares que usted visita quizá no sean a prueba de niños. Ejerza vigilancia respecto a lugares peligrosos.

Zoom

Finalmente, mantenga una lista con todos los números de teléfono importantes que es probable que usted o una niñera necesite en caso de emergencia. Incluya el de su médico de familia o su pediatra.

No olvide que las medidas de precaución y prevención de accidentes deben formar parte de un estilo de vida en cualquier época del año, en cada hogar donde vivan niños.

¡En Navidad duplique todas las precauciones con los niños!

Es época de vacaciones y aunque los bebés y niños pequeños pueden sufrir accidentes domésticos a lo largo de todo el año, en Navidad los riesgos aumentan por la presencia de objetos nuevos y de otras personas, no siempre familiarizadas con el cuidado infantil.

La autonomía que adquieren los niños a partir de los 3 años hace indispensable que las personas que están con ellos, sean el doble de precavidas que antes con respecto a las pautas de seguridad.

Además los escolares tienen más tiempo para estar en casa y existen menos controles por parte de los adultos, debido a las muchas actividades en que participan.