Publicado en: Hoy Digital
Autor: Doctora Jeimy A. Gómez, Cardióloga, ecocardiografista e internista. Gerencia de Cardiología del HGPS. @dra.jeimygomez Instagram, FB y TW

Con un entusiasmo inconfundible en nuestros rostros, entre sonrisas, bailes, reuniones familiares, ricos postres y el chocolate caliente de la abuela, llega el final de un 2016 caracterizado por metas cumplidas en el ámbito profesional y personal que nos han permitido cosechar y recibimos con gozo el 2017.

En pocos días estaremos preparándonos para realizar nuestras nuevas propuestas y una lista de tareas por cumplir que con seguridad nos traerán bienestar emocional y prosperidad económica para éste venidero 2017 que promete ser mucho mejor que el que despedimos.

En medio de tanta festividad, aromas a pino y un multicolor de luces, frecuentamos olvidar la garantía de todo aquello que nos hemos propuesto para nosotros y aquellos que amamos. Olvidamos que el corazón, como órgano funcional de nuestro organismo, es nuestra garantía. El corazón no conoce las festividades, no toma vacaciones ni descansa.

Sabemos que el corazón late en un adulto promedio unas 76 veces por minuto, unos cien mil ochocientos latidos en un día y más de dos millones quinientos mil latidos por año.

El corazón no toma vacaciones, así que hoy tomamos nosotros la decisión de conocerlo y cuidarlo con unas pinceladas en este artículo sabiendo que puede marcar la diferencia entre cumplir tus metas o no.

La Fundación Española del Corazón ha promocionado un alerta de especial importancia hacia el cuidado y prevención de enfermedades cardiovasculares específicamente en diciembre que aumentan éstos eventos.

La universidad norteamericana de Duke publicó el estudio “The Holidays as a Risk Factor for Death” (Las festividades navideñas como factor de riesgo de muerte) en donde se certifica que las muertes por falla cardíaca aumentan hasta en un 8 % en comparación con el resto de los meses del año. El conocido estudio concluye el día 25 de diciembre, el día en que más fatalidades por esta causa ocurren, seguido del 26 de diciembre hasta el primero de enero del siguiente año.

Se ha determinado que las razones básicas que justifican estos eventos radican en el descuido o la falta de cuidado de los factores de riesgo cardiovasculares que pudieran afectar a cada uno de nosotros de manera particular. Situaciones personales en la esfera sicológica, la emotividad, la nostalgia y el estrés son factores externos condicionantes que también afectan la salud cardiovascular y se adueñan de la felicidad que sólo nos pertenece a nosotros, brindándole espacio a rutinas no comunes que terminan causando daños irreparables en esta hermosísima época del año.

Es obligatorio realizar una corta entrevista de reconocimiento de manera preventiva con su cardiólogo(a) de cabecera a fin de poder identificar factores de riesgo cardiovascular personales y aquellos que son heredados o familiares que usted pudiera estar pasando por alto, pero que para nosotros son de máximo interés.

Realizarle una cita médica puede ser el primero de uno de los mejores regalos para un ser querido. Un examen físico completo, la toma de niveles de tensión arterial, peso corporal, estimar el perímetro abdominal, electrocardiograma, ecocardiograma y laboratorios de rutina pueden salvarle la vida a aquel que amas.

LAS CLAVES

Regálate el mejor obsequio de tu vida

Una visita a tu cardiólogo(a) preventivamente será tu primer gran regalo de este año. Hazlo hoy, ¡hazlo ahora! El especialista te ayudará a reconocer tu riesgo cardiovascular y te dirá cuál estilo de vida debes adoptar.

Toma una agenda y describe muy detalladamente las metas que alcanzarás este próximo 2017 en el ámbito profesional, laboral, familiar, de pareja, económico y de salud. Ponle fecha a tus sueños y de- creta que desde ya son una realidad.

Practica una alimentación cardiosaludable. Consume aceite de oliva sin cocinarlo. Sal y azúcares en escasa cantidad. Toma poco alcohol y suspende el tabaco que inflama tus arterias.

Muévete, ¡ejercítate por tu salud!

Controla tu peso y la grasa corporal. Monitorea el perímetro abdominal. Mantén la tensión arterial, colesterol y glicemia en límites normales. Aprende a manejar la ansiedad y el estrés. Comparte tus dudas y problemas. Convierte a tu médico en tu mejor aliado para un 2017 asegurado y cargado de éxitos.¡Querer te da poder! ¡Empodérate ya!

Frecuentes factores de riesgo para eventos cardiovasculares

Los principales Eventos cardiovasculares que afectan tu salud en Navidad son las crisis de presión alta ó hipertensión arterial, eventos cardíacos como la angina de pecho, infarto del miocardio ó del músculo cardíaco, arritmias o latidos irregulares, la pérdida del conocimiento o síncope y eventos cerebrovasculares, ya sean isquémicos o hemorrágicos.

La hipertensión arterial puede no causar síntomas, pero puede ser fácilmente diagnosticada por tu cardiólogo(a), por ello la importancia de una evaluación médica a tiempo.

Es frecuente que la hipertensión arterial se asocie a niveles de colesterol o triglicéridos (lípidos) elevados siendo éstos uno de los principales factores de riesgo conocidos que puede ser controlado antes de llegar a un evento fatal. La principal causa de niveles de lípidos elevados en sangre en la ingesta de grasas saturadas en los alimentos.

Cuando se elevan los niveles en la sangre circulante de lípidos de baja densidad LDL “colesterol malo” inicia su proceso de adherencia en las paredes de las arterias de todo el cuerpo conocido como “aterosclerosis” que puede producir obstrucción de las arterias del corazón, cerebro, carótidas en el cuello, riñón y de las piernas. La Asociación Americana del Corazón reconoce que el 65% de los pacientes diabéticos mueren a causa de una enfermedad cardiovascular prevenible. Otros factores son: obesidad, sedentarismo, ser del sexo masculino (riesgo que se iguala luego que pasa el efecto protector de los estrógenos), edad mayor de 65 años, tabaquismo y herencia.

Factores contribuyentes a eventos negativos en tu corazón

El estrés es un factor de riesgo que contribuye al desenlace de Eventos cardiovasculares aumentando la frecuencia cardíaca y la presión arterial mediante la liberación de hormonas como la adrenalina.

El estrés aumenta la concentración de los factores de la coagulación sanguínea predisponiendo a la formación de coágulos produciendo obstrucción de las arterias en todo el organismo generando trombosis cerebrales, trombosis en los miembros inferiores así como obstrucción de las arterias del corazón produciendo los temidos ataques cardíacos.

La pérdida o el descenso de las hormonas sexuales femeninas aumenta la posibilidad de enfermedades cardiovasculares entre los 40 y 65 años de edad representando el género femenino la mitad de los casos de ataque cardiaco y eventos cardiovasculares luego de los 65 años.

Los anticonceptivos orales representan un factor importante, sobre todo en la mujer mayor de 35 años que sea fumadora importante e hipertensa.

El alcohol utilizado de forma más que moderada, definiendo el uso moderado como un promedio de una o dos bebidas por día para el hombre y una bebida para la mujer, puede desencadenar episodios de hipertensión arterial, arritmias o latidos irregulares, eventos cerebrovasculares y enfermedades del corazón que incluyen “corazón dilatado”. Es importante recordar que las calorías del alcohol aumentan la grasa corporal.

ZOOM

Adopta una actitud cardio saludable iniciando el 2017

Adopta una actitud positiva ante la vida. Cómo reacciones ante las adversidades depende de ti.

Cada “obstáculo” es una oportunidad de mejora.

Abraza las oportunidades, y si no se presentan, créalas.

Cree en ti y en el poder de tus sueños.

De tu capacidad para ser flexible y aceptar los cambios depende la felicidad y tu estabilidad emocional.

Preguntas Frecuentes

¿Cuándo debo asistir por primera vez al cardiólogo(a)?

A los 35 años, si no tienes antecedentes personales ni familiares de enfermedades cardiovasculares.

¿Cómo sé si aún tengo el soplo que me dijo mamá?

Mediante el examen físico en la consulta rutinaria y la realización de un ecocardiograma.

¿Tengo que tomar medicamentos para la hipertensión (HTA) toda la vida?

La HTA no se cura al menos que sea causada por lesiones productoras de hormonas, que es la minoría de los casos. La HTA se controla con medicación constante y cambios en el estilo de vida.

¿Puedo ejercitarme luego de un infarto cardíaco?

Sí, pero nunca sin supervisión inicial. En el país disponemos de centros para rehabilitación cardíaca donde previo al inicio de tu entrenamiento se realizará un protocolo con el fin de llevarte de la mano y reincorporarte a tu día a día lo antes posible.

¿Por qué me sube la presión?

La presión varía de latido a latido, durante el día y la noche, frente a situaciones como caminar, hablar por teléfono o realizar ejercicios.

Glosario Médico

Angina: La angina es un dolor o molestia en el pecho que se siente cuando el músculo cardiaco no recibe suficiente irrigación sanguínea. Puede sentirse como una presión en el pecho.

Síncope: Pérdida pasajera del conocimiento que va acompañada de una paralización momentánea de los movimientos del corazón y de la respiración y que es debida a una falta de irrigación sanguínea en el cerebro.