En generaciones futuras… Cómo prevenir la violencia

Noticias

Dra. Ysabel María Díaz, Especialista en Medicina Familiar. Terapeuta Familiar. Departamento de Enseñanza Hospital General Plaza de la Salud (HGPS).

La familia es un sistema con una red de relaciones, un contexto natural para crecer y recibir auxilio, un sistema vivo que intercambia información interna y externa donde las fluctuaciones son seguidas por una respuesta.

El sistema familiar incluye diferentes subsistemas integrados por los diferentes grupos que la conforman: los hijos como hermanos, los padres con rol de padres y la pareja con rol de cónyuge.

Cada uno de los integrantes debe tener su rol claro, así como los límites, que deben ser flexible en cada interacción, tomando en cuenta la individualidad de los miembros, como señala Salvador Minuchin, destacado terapeuta, creador de la terapia familiar estructural.

Aquí planteamos aspectos esenciales para manejar el tema de familia y violencia.

Las funciones de la familia son:
– Proporcionar techo y alimento.
– Brindar seguridad afectiva.
– Garantizar seguridad económica.
– Proporcionar disfrute sexual.
– Proveer educación.
– Promover la socialización de los hijos.
– Servir de guía espiritual.
– Acompañar en la enfermedad y rehabilitación.

Cuando las funciones de la familia no se cumplen, vamos a encontrar ruptura de la estructura, límites difusos, límites rígidos y fomento de violencia.

Violencia intrafamiliar. Son todos los actos de agresión, maltrato o abuso que ocurren en el ambiente familiar, dentro o fuera, en relación con uno o varios de sus miembros. Puede ser física, psicológica, de omisión o sexual.

Las víctimas dentro del sistema familiar son las mujeres, con mayor frecuencia; pero también los niños, los ancianos y, en mucha menor escala, los hombres (raros casos).

Indicadores de violencia dentro de la familia.
I. El agresor…
– Se considera superior.
– Procura hacerse imprescindible.
– No reconoce méritos ni talentos de su víctima.
– Tiene necesidad de autoafirmación y protagonismo.
– Siente independencia absoluta.
– Piensa que el único espacio para la mujer es la casa.
– Controla todas las interacciones (Cotes y Nolasco, CEG Intec, 2013).

II. Factores de riesgo. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), entre los factores que dan lugar a la violencia están:
– Bajo nivel de instrucción.
– Haber sufrido maltrato infantil.
– Haber presenciado escenas de violencia en la familia.                                                                                                                      – Actitudes de aceptación de la violencia.
– Desigualdades de género. (OMS. Nota descriptiva núm. 239. Noviembre 2012).

III. Mitos que perpetuán la violencia:
– Las mujeres golpeadas se lo buscan.
– Si ella aguanta, él cambia.
– Las mujeres maltratadas carecen de educación.
– Lo que está pasando es voluntad de Dios.
– El hombre violento es por el alcohol.
– La violencia contra la mujer es asunto privado (Cotes y Nolasco, CEG Intec, 2013).

Razones para permanecer en esta relación. Muchos autores han tratado de identificar por qué tantas mujeres se mantienen en relaciones de violencia, y la mayoría está de acuerdo en que está relacionado con:
– La existencia de patrones de crianza, donde se le da a entender que las mujeres serias nunca abandonan su hogar.
– Temor a ser señaladas por la sociedad.
– Duda sobre el futuro económico de ella y sus hijos.
– Miedo a que si el hombre la descubre tratando de escapar, la mata.
– Piensa que el hombre es bueno en el fondo.
– Falta de colaboración familiar y social.
– Creencia religiosa, Dios le envió ese hombre
– Baja autoestima.

Publicado en el: Periódico Hoy Digital.

Artículos Relacionados

Menú