Evaluación de exposición al virus de rabia

Noticias
[iSpeechWebReader text=’

Dra. Yeimy Camilo Ogando, Médico Familiar,  Atención Primaria del Hospital General de la Plaza de la Salud.

En todos los casos de personas agredidas por animales, es necesario determinar si existe exposición al virus rábico.

Tipos de exposición:

Mordedura: penetración de la piel por diente. Esta es la exposición de alto riesgo más peligrosa y común.

No mordedura: contaminación de una herida abierta o abrasión (incluyendo un arañazo o rasguño) o mucosa con saliva u otro material infeccioso de un animal rábico. La exposición del virus rábico sin presencia de mordedura, raramente causa la rabia; es de bajo riesgo.

Contacto indirecto y actividades cotidianas (acariciar, alimentar, o manipular un animal) no constituyen riesgos, ni tampoco el contacto con sangre, orina, heces y saliva con la piel intacta, por lo tanto la profilaxis post exposiciones no debe administrarse en estas situaciones.

Para la evaluación del riesgo de la exposición, se debe tomar en cuenta lo siguiente:

• Tipo de exposición: si es de alto o bajo riesgo
• Epidemiología de la rabia en animales en el área geográfica donde ocurrió la exposición (es de alto riesgo en áreas de alta incidencia de animales positivos)
• Especie animal involucrada (únicamente los mamíferos de sangre caliente transmiten el virus de la rabia).
• Estado de salud del animal agresor (comportamiento anormal)
• Circunstancias de la exposición.
• Baja inmunidad del animal por parasitismo, malnutrición o mal manejo de la vacuna.
• Animal con historial de agresiones.
• Animal desconocido.

Publicado en el: Periódico Hoy Digital.
‘]

Dra. Yeimy Camilo Ogando, Médico Familiar,  Atención Primaria del Hospital General de la Plaza de la Salud.

En todos los casos de personas agredidas por animales, es necesario determinar si existe exposición al virus rábico.

Tipos de exposición:

Mordedura: penetración de la piel por diente. Esta es la exposición de alto riesgo más peligrosa y común.

No mordedura: contaminación de una herida abierta o abrasión (incluyendo un arañazo o rasguño) o mucosa con saliva u otro material infeccioso de un animal rábico. La exposición del virus rábico sin presencia de mordedura, raramente causa la rabia; es de bajo riesgo.

Contacto indirecto y actividades cotidianas (acariciar, alimentar, o manipular un animal) no constituyen riesgos, ni tampoco el contacto con sangre, orina, heces y saliva con la piel intacta, por lo tanto la profilaxis post exposiciones no debe administrarse en estas situaciones.

Para la evaluación del riesgo de la exposición, se debe tomar en cuenta lo siguiente:

• Tipo de exposición: si es de alto o bajo riesgo
• Epidemiología de la rabia en animales en el área geográfica donde ocurrió la exposición (es de alto riesgo en áreas de alta incidencia de animales positivos)
• Especie animal involucrada (únicamente los mamíferos de sangre caliente transmiten el virus de la rabia).
• Estado de salud del animal agresor (comportamiento anormal)
• Circunstancias de la exposición.
• Baja inmunidad del animal por parasitismo, malnutrición o mal manejo de la vacuna.
• Animal con historial de agresiones.
• Animal desconocido.

Publicado en el: Periódico Hoy Digital.

Artículos Relacionados

Menú